La comida para llevar ya era un 'classic' en Pompeya
Retroceder   ExVagos > Zona Bla Bla > Ateneo > Historia

Avisos



La comida para llevar ya era un 'classic' en Pompeya


 
 
Herramientas Desplegado
 
#1  
Antiguo 03-Dec-2021, 08:33
Avatar de xurotan
xurotan xurotan está desconectado
Colaborador
 
Fecha de Ingreso: October-2011
Mensajes: 10.315
Gracias: 6.428
Le dieron las gracias 17.091 veces en 7.066 Posts
Predeterminado La comida para llevar ya era un 'classic' en Pompeya

Muchos siglos y muchas diferencias nos separan de la sociedad romana que se tragó el Vesuvio, pero cada detalle que los arqueólogos encuentran sobre ella nos acerca más en el tiempo

En los años posteriores al desastre del Vesuvio, quienes sobrevivieron a quedar sepultados en Pompeya regresaron entre los escombros para recuperar lo poco que el volcán les había dejado, otros lo hicieron para llevarse lo que fuera que encontraran al paso. Aquella Pompeya que existió hasta el año 79 d.C. había desaparecido para siempre, pero aún en la actualidad de sus escombros resurge el eco de lo que fue: durante el siglo XVIII, una serie de excavaciones sacaron sus muros a la luz, pero se llevaron a cabo sin el beneficio de las técnicas modernas, por lo que a menudo reconstruir era una tarea difícil que no dejaba grandes resultados. Más tarde, la ciudad fue nuevamente asaltada en los bombardeos aliados de 1943. Sin embargo, Pompeya sigue siendo un milagro arqueológico, uno de los sitios históricos más visitados del mundo y nuestro portal más importante al antiguo mundo romano.

"Todo, desde los exquisitos mosaicos de las villas de los ricos hasta los restos encontrados en los desagües de las cocinas, revelan lo que comía y bebía la gente de Pompeya", apunta el equipo de Tann en 'Archaeology News Network'. De hecho, muchos de esas representaciones ponen de manifiesto el placer por la comida que existía entre los pompeyanos. Por ejemplo, "La Última Cena explora esta antigua historia de amor romana con la comida (y el vino), mostrando de dónde obtuvieron los romanos su inspiración culinaria y cómo exportaron ingredientes y recetas sofisticados por todo el imperio, hasta lugares tan lejanos como Gran Bretaña".

A medida que en la actualidad la comida para llevar sigue expandiéndose en todas sus formas, no está de más recordar que esto no es nuevo. Desde hace años, en el yacimiento arqueológico de Pompeya, los arqueólogos han identificado hasta la fecha hasta 158 bares. Conocidos como 'tabernae' o 'thermopolia' en latín, eran especialmente abundantes cerca de las puertas de la ciudad, de los baños, el foro y el anfiteatro, según explica la historiadora Wilhelmina Jashemski a 'Jstor'.

Una sociedad con pocas cocinas

Las 'Tabernae' proporcionaron una serie de servicios diversos, desde habitaciones de albergue hasta comida y vino. Como señala Carly Silver en 'Jstor', a menudo se ubicaban en el primer piso de los bloques de apartamentos conocidos como 'insulae'. "Los pompeyanos que vivían en aquellas viviendas tambaleantes podían bajar por las frágiles escaleras arrastrando los pies y gastar un puñado de sestercios ganados con esfuerzo para comprar comida antes de ir al trabajo", algo que habrás hecho más de una vez.

Hay un motivo para ello, y no es que la comida callejera se pusiera de moda, tampoco es que la aceleración social explotara este negocio, lo que sucedía es que las cocinas de las viviendas romanas eran, sencillamente, inexistentes. Existir existieron algunas, pero tenían un gran riesgo de incendio. En definitiva, cocinar en casa era entonces muy peligroso en el mejor de los casos, e imposible en el peor. Así que la presencia de tabernas, pequeños bares de comidas caseras, era una necesidad mucho más que económica.

Los menús de bebidas que ofrecían estos lugares iban desde los más baratos, que incluían posca como bebida, una mezcla de vinagre y vino común, hasta cosechas más maduras de los mismísimos viñedos del Monte Vesubio. Silver detalla que también ofrecieron mucha comida no muy diferente a la nuestra, y citando al botánico Frederick G. Meyer, apunta que este recopiló conjuntos de datos de alimentos en conserva que se podían encontrar en Pompeya y sus alrededores. Meyer señaló que, sorprendentemente, "estos materiales se recuperaron principalmente de dolia (frascos) y otros contenedores de almacenamiento en tiendas comerciales y en casas". Entre los productos secos encontrados había restos de frutas como higos, ciruelas y uvas, pero también castañas y lentejas.
Entre la hambruna y la tierra fértil

A través de una inscripción encontrada en 2017 en la pared de una tumba se sabe ahora que los habitantes de Pompeya pasaron por un periodo de una hambruna, durante la cual un hombre rico ayudó a sus vecinos y vecinas vendiendo trigo a precio reducido y organizando la distribución de hogazas de pan gratis, recoge Owen Jarus en 'Live Science'.


Fuente: Fresco que muestra la distribución del pan entre el 40 y el 79 d. C. en Pompeya, posiblemente en la Casa del Panadero. Fuente: Museo Archeologico Nazionale di Napoli

De hecho, un famoso mosaico de Pompeya muestra precisamente a tres personas, incluido un niño, en un puesto esperando por pan, y aunque los investigadores no lo han podido certificar, creen que podría tratarse de una representación de este momento.

Este periodo comenzó veinte años antes de que el Vesubio explotara, en el 59 d.C., tras estallar un motín durante un espectáculo de gladiadores, según describe la inscripción. El antiguo historiador romano Tácito mencionó lo menciona en su libro Anales. "La inscripción dice que, como castigo por los disturbios, el emperador Nerón ordenó que deportaran a un mínimo de doscientas millas de la ciudad a todas las familias de gladiadores".

"Había unas ochenta granjas y viñedos alrededor de la ciudad que funcionaron como un gran emporio de comida y bebida"

La comida para llevar, habitual hace siglos

Sin embargo, los pompeyanos tenían algo muy valioso: la tierra. Entre la rica herencia que esta les proporcionaba, debido a la ubicación de la ciudad en terrenos muy fértiles, Pompeya embotellaba productos como una forma primitiva de conserva. “Había unas ochenta granjas y viñedos alrededor de la ciudad, incluidas varias en Oplontis y sus alrededores, justo al norte, también enterradas por la erupción del 79 d.C. Además de la lujosa Villa de Poppea (la segunda esposa de Nerón), otro establecimiento, Villa B, funcionó como un gran emporio de comida y bebida donde literalmente se han descubierto una tonelada de granadas y miles de ánforas, al revés, listas para la cosecha del año”, afirma 'Archaeology News Network'.

Por ello muchos de los huertos y viñedos servían a los numerosos bares y restaurantes de la ciudad como almacén. El Departamento de Conservación de Ashmolean analizó algunas de las sartenes que durante los procesos arqueológicos se habían hallado en el interior de una de estas tabernas, y fueron estas las que mostraron que la comida para llevar no fue un gesto momentáneo, sino algo habitual hace siglos. A quién no le va a gustar un Imperio Romano, a quién no le va a gustar.

elconfidencial.com / C. M., 02 diciembre 2021

La comida para llevar ya era un 'classic' en Pompeya
Responder Citando
El siguiente usuario le dio las gracias a xurotan por este post:
MacCarlinhos (03-Dec-2021)
 



(0 miembros y 1 visitantes)
 
Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder temas
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 04:21.


Powered by vBulletin®
Copyright ©2000 - 2022, Jelsoft Enterprises Ltd.
Exvagos2.Com Exvagos es marca registrada.