ExVagos - Ver Mensaje Individual - Es un acto moral porque a los Dioses les gusta. O les gusta a los Dioses precisamen porque es moral - post 3372820
Ver Mensaje Individual
 
#25  
Antiguo 27-Apr-2017, 21:20
arcailaz arcailaz está desconectado
Miembro
 
Fecha de Ingreso: August-2011
Mensajes: 77
Gracias: 124
Le dieron las gracias 189 veces en 76 Posts
Arrow Respuesta: Es un acto moral porque a los Dioses les gusta. O les gusta a los Dioses precisamen porqu

Hola a todos:
Siguiendo las inquietudes de Seflo, me voy a tomar la libertad de exponer algunas cuestiones referentes al funcionamiento cerebral en relación con la moralidad.


SOBRE LA BIOLOGÍA CEREBRAL DE LA MORALIDAD

Os sugiero entrar en http://www.moralsensetest.com/studies.html

Se plantean una serie de dilemas morales, que os van a hacer sentir y pensar un montón de cosas, es sumamente edificante.
No hace falta registrarse, pero hay que contestar una serie de preguntas sobre edad, sexo, religión, estudios, nacionalidad… antes de tener acceso a los test. Está en Inglés, pero su nivel es bastante básico, en cualquier caso se puede utilizar el traductor de Google. Hay una serie de test. Podéis realizar el de moralidad y ver cuál es vuestro sistema de razonamiento en el ámbito moral. Estos estudios fueron desarrollados por Marc Hauser y son bastante interesantes. Por cierto Marc Hauser fue entrevistado por Eduardo Punset en un episodio de Redes sobre la moral.

Si los juicios morales nacieran de procesos racionales, entonces se podría predecir que personas de distintas culturas, clases sociales, sexo y edad, responderían de manera diferente a un desafío moral. Sin embargo, lo más asombroso de este estudio es que todas las personas responden más o menos de la misma manera, independientemente de su nivel de estudios, edad, sexo… Cuando se pide una justificación, solo el 30% da una justificación que se considere suficiente, parecerían justificaciones para salir del paso.

Todo esto indica que la moralidad es bastante instintiva. Parece que todos compartimos las mismas redes y sistemas morales, y que todos reaccionamos de la misma manera ante las mismas cuestiones. La diferencia podría no radicar en la conducta moral, sino en nuestras teorías acerca de por qué reaccionamos como lo hacemos.

EPILEPSIA DEL LÓBULO TEMPORAL
Hay un curioso trastorno psiquiátrico que produce un repentino interés por cuestiones religiosas. Es la Epilepsia del Lóbulo Temporal. En un ataque de este tipo de Epilepsia no se suele perder el conocimiento y no suele haber convulsiones. A veces los pacientes perciben colores, olores, o sensaciones táctiles, o tienen movimientos estereotipados (repetitivos y sin propósito). Los pacientes adquieren un comportamiento religioso, pudiendo incluso cambiar su personalidad e incluso volviéndose un ferviente acólito. Las características de la Epilepsia Temporal son: (tendencia a escribir de manera copiosa y compulsiva, les da un ataque de escribir y no pueden parar) (tendencia a ser extremadamente religiosos con una enorme preocupación por la moral) (se vuelven agresivos e impulsivos, aunque no suele ser exagerado) y (pueden ser tanto hipersexuales como completamente asexuales).
Se ha afirmado que muchos personajes de la historia padecían este trastorno. Van Gohg, Lewis Carrol, Sócrates, Isaac Newton, Alejandro Magno, Julio César… Como las experiencias religiosas se pueden producir con los ataques, y la tendencia a la religiosidad puede persistir posteriormente… esto hace pensar que la religiosidad puede tener una base orgánica. Ahora bien, el que puedan recrearse experiencias religiosas o espirituales estimulando zonas del cerebro, no quiere decir que todos los que profesan una fe, tenga epilepsia temporal.
Algunas personas han tenido experiencias de vida después de la vida. Tras haber estado cerca de la muerte, muchos pacientes relatan que se han visto a sí mismos flotando arriba en la habitación y haber visto sus cuerpos tendidos en la cama. También han relatado con frecuencia haber entrado en un túnel de luz. Se ha presentado esta experiencia como prueba de Vida después de la vida. Sin embargo, un área cerebral (la Cisura Témporo Parietal o Circunvolución angular derecha) recibe información de varios sentidos para construir una imagen de nosotros mismos, nuestro cuerpo y su ubicación. Esta imagen, nos permite saber dónde estamos en un determinado entorno, como es la posición de nuestro cuerpo, etc… Cuando esta área se ve alterada, sea por electrodos, sea por un movimiento de centrífuga (se ha experimentado con los aceleradores que utilizan los astronautas en su entrenamiento), por alteraciones en el riego sanguíneo o incluso al estimularla con electrodos se producen experiencias muy similares. Probablemente, en el entorno Hospitalario, también contribuyen a la misma los analgésicos, los anestésicos y la falta de oxígeno. Siendo objetivos, no podemos más que afirmar lo que es evidente. Las personas que han tenido estas experiencias (algunas son muy floridas) solo pueden dar fe de su experiencia. De ninguna manera puede probar la existencia de otra vida. Y los hallazgos sugieren que podrían estar producidas por una malfunción de la Cisura témporo-parietal.

Se ha sugerido que algunos de los líderes religiosos podrían haber sufrido Epilepsia Temporal. Es algo que no podemos saber, porque no podemos hacerles un EEG y otras pruebas de diagnóstico. Lo cierto es que no basta con una o dos coincidencias, para estar seguros tendríamos que encontrar un comportamiento que concuerde con el cuadro clínico completo.
Y es muy difícil. Los antiguos por ejemplo no hicieron ni una descripción física de Jesús. La preocupación por el aspecto es más bien actual. En los tiempos bíblicos, lo verdaderamente importante era lo que se decía, el mensaje que transmitían sus palabras. A nadie le interesaba como era su aspecto físico. Por eso las descripciones son escasas en general y es difícil recabar datos fiables sobre su vida. Sin contar con la tendencia a la idealización y la tergiversación. La memoria es una función que no es demasiado fidedigna. Su función en el cerebro no es precisamente el de acumular una serie de imágenes, sonidos y acontecimientos como si de un video club se tratase. Los recuerdos tienen por función (evolutiva) permitirnos sacar conclusiones del pasado que nos sirvan para el futuro. Por eso nuestros recuerdos cambian con el tiempo, y son tremendamente lábiles y poco fidedignos. Las escrituras se escribieron cuando los apóstoles eran bastante viejos, suficiente como para que todo lo escrito ya se encuentre sesgado por las propias creencias del momento en que lo escribieron.

El hecho de que algunas experiencias místicas o religiosas puedan ser reproducidas por estimulación del lóbulo temporal ha dado lugar a muchas especulaciones. La primera es que la religión y la espiritualidad están forjadas en el cerebro. La segunda es que nacemos ya con esta tendencia y esta necesidad. Sin embargo estos hallazgos no inmutan a los creyentes. Estos argumentan que Dios, para poder interactuar con lo humanos necesita crearles la tendencia a creer en Él, y para ello ha conformado sus cerebros, que es el órgano que permite conectar con el entorno y con la divinidad.

Las técnicas modernas de imágenes funcionales del cerebro parecen indicar que con cada tipo de práctica religiosa o espiritual tiende a poner en funcionamiento zonas distintas del cerebro. En dos estudios realizados con monjes Budistas meditando y Monjas Franciscanas orando se vio que se activaba la Corteza Prefrontal (un área muy grande que está justo detrás de la frente), ayudando a expandir la capacidad de aceptación y nuevas vías de comprensión. Al recitar pasajes religiosos se activan zonas específicas de la Corteza Prefrontal (no toda). Cuando se tienen experiencias espirituales o místicas se activa el lóbulo temporal (lo que concuerda con el hecho de la Epilepsia en este lóbulo puede desencadenarlas).

Hay algunos investigadores que rechazan la idea de que la moral sea un constructo social. Ellos creen que las decisiones morales están condicionadas por nuestro cerebro. Son los estudios que muestran que unas regiones del cerebro se activan durante unos juicios morales, pero no en otros. La discusión radica en si las áreas que se activan tienen más que ver con las emociones disparadas que con el juicio en sí mismo. Lo que está claro es que los juicios morales disparan nuestras emociones, y son éstas las que nos empujan, tal vez más, que la cultura a tomar una decisión. Cuando el área/circuito de la emoción no se activa, la persona decide no actuar frente a ese dilema moral. Lo que se observa en los experimentos es que en la decisión moral se activa una emoción. Pero cuando se intenta justificar la acción, produciendo un razonamiento moral abstracto, entonces es prácticamente todo el cerebro el que actúa. Bueno, o casi todo, según el tipo de razonamiento se activan más unas zonas que otras, pero es poco claro.

Cuando tenemos que decidir ante un dilema moral tenemos que usar algún sistema de razonamiento. Como hay tantas filosofías es difícil saber cuál es exactamente la que hemos utilizado. Para simplificar se pueden agrupar en tres filosofías, las más significativas de la Cultura Occidental son:
.- : representada por Kant en su vertiente más basada principios universales. A este modo de pensamiento le interesan las intenciones y no el resultado de una determinada acción. Lo más importante son los derechos de la otra persona.
.- : Representado por Stuart Mill. Los utilitaristas piensan que lo importante son los resultados que se producen con una determinada acción. Cuanta más felicidad dé a más gente, más correcta es.
.- : Representada por Aristóteles que busca el equilibrio de la Virtud, evitando los vicios. Consiste en elegir el acto más conforme a la naturaleza propia y en base a la prudencia.

Algo que me pone contento es que todos estos hallazgos nos dotan de esencia, de algo innato, de Naturaleza Humana. Desde afirmar que la mente era una tábula rasa (atribuida a John Locke pero con raíces en Aristóteles y Santo Tomás de Aquino) hasta las afirmaciones de “El hombre no tiene naturaleza” de José Ortega y Gasset y la “falta de disposiciones innatas del cerebro humano” del biólogo evolucionista Stephen Jay Gould, existía la tendencia a suponer que nos habíamos liberado de todos los instintos. Hoy sabemos que somos producto de la evolución, y que tenemos propiedades fijas de nuestra mente que provienen de todo nuestro pasado evolutivo, aunque compartimos más con nuestros primos simios. Sin embargo, otras características parecen solo nuestras, como no podía ser de otro modo. Ir descubriendo lo que somos me llena de alegría. En la segunda carta del Tarot de Marsella aparece Isis cubierta por su velo. Desvelar, aunque solo sea un poco el velo del conocimiento me llena de gozo, se quiera como se quiera llamar a esta vivencia.

Un saludo a todos y gracias por vuestros comentarios
arcailaz

Última edición por arcailaz; 27-Apr-2017 a las 21:58
Responder Citando
El siguiente usuario le dio las gracias a arcailaz por este post:
Seflo (28-Apr-2017)