Inventos imperdibles y una mentira piadosa
Retroceder   ExVagos > Zona Bla Bla > Ateneo > Historia



Inventos imperdibles y una mentira piadosa


 
 
Herramientas Desplegado
 
#1  
Antiguo 15-sep-2020, 17:52
Avatar de MacCarlinhos
MacCarlinhos MacCarlinhos está desconectado
Moderador Series
 
Fecha de Ingreso: mayo-2016
Ubicación: Terra de Breogan
Mensajes: 31.127
Gracias: 291.952
Le dieron las gracias 114.298 veces en 30.500 Posts
Predeterminado Inventos imperdibles y una mentira piadosa

Lo cierto es que los imperdibles son casi tan viejas como andar de pie. En la Antigüedad se llamaban fíbulas y las más comunes no eran muy distintas de las modernas. La aguja se oculta por debajo de un disco o de una plaqueta arqueada de oro, plata o bronce. Walter Hunt, un mecánico de Nueva York, inventó en 1849 el imperdible moderno en tan solo tres horas para poder saldar una deuda de 15 dólares contraída con un amigo. No vio ninguna aplicación comercial a la idea y vendió todos sus derechos de autoría a su acreedor por 400 dólares. Como la deuda ascendía a 15 dólares quedó más que satisfecho con su ganancia de 385 dólares. Su amigo y los futuros productores de imperdibles se hicieron de oro.

Walter Hunt fue un inventor prolífico. Entre otros, le debemos la invención de la máquina de coser, la pluma estilográfica, un precursor del rifle Winchester de repetición, una desmotadora de lino, un afilador de cuchillos, máquinas de baldear las calles, el velocípedo y el arado de hielo. No se hizo rico a pesar de su ingenio porque el tamaño de su conciencia era aún mayor que el de su talento. Por ejemplo, no quiso patentar su máquina de coser porque temía que dejaría a muchas costureras sin su empleo. Esa casualidad hizo millonario a Isaac Merritt Singer, el padre de la Winnaretta a cuyo mecenazgo debemos grandes obras de la música.

Otro invento se hizo grande gracias a la mentira. El despliegue del tren en Gran Bretaña no habría progresado tan deprisa si el ingeniero civil George Stephenson no hubiera mentido deliberadamente al Parlamento. Un comité parlamentario interrogó a Stephenson sobre la velocidad que podría llegar a alcanzar aquel convoy que humeaba como las narices de un dragón. Se creía entonces que una velocidad excesiva podría provocar daños físicos y mentales a los viajeros. Stephenson mintió al asegurar que no había máquina capaz de superar las doce millas por hora. El ingeniero sabía de sobra que ya era posible duplicar al menos esa velocidad. De haber sido honesto, habría reforzado los miedos de los temerosos parlamentarios, que habrían frenado la expansión del ferrocarril y, por lo tanto, los extraordinarios cambios económicos y sociales del Reino Unido y del mundo. No es bueno engañar, no nos engañemos, pero a veces es peor decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. O eso debió de pensar el padre de los ferrocarriles, que lo fue por una casualidad.


Autor.- Gonzalo Ugidos
__________________

Rock & Roll


Muchas gracias a aliciamaria y a MrWolf por esta maravillosa firma
"La ignorancia no es no saber sino no querer saber"
Responder Citando
Los siguientes 3 Usuarios le dieron las Gracias a MacCarlinhos por este Post:
Blando1950 (15-sep-2020), guaxa (17-sep-2020), xurotan (17-sep-2020)
 



(0 miembros y 1 visitantes)
 
Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder temas
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado

Ir al Foro


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 17:33.


Powered by vBulletin®
Copyright ©2000 - 2020, Jelsoft Enterprises Ltd.
Exvagos2.Com Exvagos es marca registrada.